Península de Reykjanes: las 11 mejores paradas con la Laguna Azul y el volcán

Foto de Svanhildur Sif Halldórsdóttir

Svanhildur Sif Halldórsdóttir

Embárcate en una aventura inolvidable en la península de Reykjanes con esta guía de viaje definitiva. Descubra maravillas volcánicas, aguas termales geotérmicas y encantadores pueblos costeros.

Tabla de contenido

¿Qué hace que la península de Reykjanes sea tan única?

Faro Hólmbergsviti bajo la aurora boreal en la península de Reykjanes, Islandia.
Faro de Hólmbergsviti cerca de la ciudad de Reykjanesbær

Cuando se trata de Islandia, la península de Reykjanes se erige como una joya escondida, a menudo pasada por alto por los visitantes cautivados por las atracciones más populares del país. Sin embargo, lo que hace que este lugar sea tan único es su vibrante combinación de maravillas naturales y patrimonio cultural.

Cuando la mayoría de los visitantes de este país llegan al aeropuerto de Keflavík, ubicado en la península de Reykjanes, sin saberlo, se encuentran en medio de un paisaje impresionante. Desde las sorprendentes áreas geotérmicas como la Laguna Azul hasta la espectacular costa adornada con acantilados volcánicos y escarpados campos de lava, la península de Reykjanes ofrece una muestra cautivadora de la belleza natural de Islandia.

Además, esta región está llena de historia, con sus pintorescos pueblos de pescadores y sitios históricos que cuentan historias del rico pasado vikingo del país. Por lo tanto, aunque muchos se apresuren a pasar por esta zona encantadora, quienes se tomen el tiempo de explorar la península de Reykjanes descubrirán un mundo de maravillas que realmente la distingue.

Placas tectónicas y erupciones de Reykjanes

Paredes oscuras de la dorsal mesoatlántica con montañas al fondo en la península de Reykjanes, Islandia.
Las paredes de la dorsal mesoatlántica cerca del puente entre continentes

En el reino de las maravillas geológicas, pocos lugares capturan la imaginación como la península de Reykjanes. Ubicado a lo largo de la Grieta del Atlántico Medio, este cautivador tramo de tierra sirve como testimonio de las poderosas fuerzas que dan forma a nuestro planeta.

En esencia, la península de Reykjanes es un punto de encuentro de dos placas tectónicas: las placas euroasiática y norteamericana. Estas poderosas placas continentales se están separando gradualmente, creando un paisaje que es a la vez impresionante y volátil.

Un volcán en erupción en la península de Reykjanes en Islandia
Volcán Fagradalsfjall en 2021

Este posicionamiento geológico único tiene profundas implicaciones para la actividad volcánica y geotérmica en el área. Las placas tectónicas en movimiento crean fracturas en la corteza terrestre. Esto permite que el magma y el agua caliente suban a la superficie, creando numerosos manantiales de agua caliente y respiraderos de vapor que salpican este terreno accidentado, así como volcanes.

Aún hoy, la península de Reykjanes es testigo del nacimiento de nuevas tierras cuando las placas divergentes dan lugar a erupciones volcánicas. Como las erupciones de 2021 - 2024 cerca del volcán Fagradalsfjall. Estos acontecimientos, espectáculos de lava fundida y humo ondulante, son un vívido recordatorio de la naturaleza dinámica de nuestro planeta y del inmenso poder que yace bajo su superficie.

11 mejores lugares para visitar en la península de Reykjanes

Humo ondulante de Gunnuhver Hot Spring en un día soleado, península de Reykjanes, Islandia.
Aguas termales de Gunnuhver

Con su proximidad al aeropuerto internacional de Keflavik, la península de Reykjanes es el punto de partida perfecto para sumergirse en las maravillas geológicas de Islandia. Aquí, puede explorar interminables campos de lava, relajarse en la relajante Laguna Azul y, a veces, incluso presenciar erupciones volcánicas de primera mano.

1. Sitios de erupción del volcán Fagradalsfjall

Lenguas llameantes de un volcán que alcanzan el cielo nocturno en la península de Reykjanes en Islandia
Foto: Aventura en el volcán en erupción de Reykjanes: tour privado de senderismo

Después de aterrizar en Islandia, viaja desde el aeropuerto de Keflavík a Reykjavík, conduciendo a través de un antiguo campo de lava que es testigo del pasado ardiente de la península de Reykjanes. Verá, esta región era una zona volcánica activa vibrante y dinámica hace miles de años, con períodos de erupciones cada 800 a 1000 años. 

Últimamente, la madre naturaleza se ha estado sacudiendo el sueño. Después de siglos de descanso desde 1240 dC, el sistema volcánico de Reykjanes ha vuelto a su estado dinámico. Marcando el comienzo de una nueva era de actividad volcánica que podría durar años, incluso siglos.

El gigante volcánico despertó por primera vez en 2021 con la erupción del volcán Fagradalsfjall, que duró aproximadamente seis meses. Apenas un año después, se produjo otra erupción en el cercano valle de Geldingadalir. A finales de 2023, la erupción se desplazó un poco hacia el este, hasta una zona llamada Sundhnúkagígar, donde entra en erupción periódicamente cada pocos meses.

Si el volcán está en erupción, podrás presenciarlo tú mismo desde un fácil recorrido en helicóptero. Te elevarás sobre el majestuoso paisaje y obtendrás una vista aérea de la lava fundida que brota del núcleo de la Tierra.

Incluso si visita Islandia cuando el volcán no está en erupción, un recorrido en helicóptero ofrece una oportunidad increíble para explorar la belleza natural de la península de Reykjanes y experimentar de primera mano las consecuencias de una erupción volcánica.  

2. Lago Kleifarvatn

Una pareja de pie en las orillas nevadas del lago Kleifarvatn en la península de Reykjanes, Islandia.
Lago Kleifarvatn en invierno

Aunque es el lago más grande de la península, Kleifarvatn es una joya subestimada y, a menudo, pasada por alto. No hay ríos que entren o salgan de él. Su existencia depende del delicado equilibrio de la precipitación y el flujo de agua subterránea, y de los canales subterráneos secretos que la refrescan silenciosamente. Los niveles fluctuantes del agua del lago, especialmente después de actividades sísmicas, agregan un toque de misterio y suspenso a todo el espectáculo.

Rodeado de montañas volcánicas y espectaculares acantilados, este impresionante lago es un testimonio de la belleza natural de la naturaleza. Las montañas empinadas acunan el lago, sus crestas crean un telón de fondo espectacular que cualquier fotógrafo apreciaría. Campos de lava, playas de arena negra y manantiales geotérmicos salpican el paisaje. Cada uno agrega texturas y capas únicas a este cuadro panorámico. Mientras te paras en sus orillas, no puedes evitar quedar cautivado por la quietud y la tranquilidad que emana de sus aguas cristalinas. 

Lo que hace que el lago Kleifarvatn sea realmente único son sus colores en constante cambio. Dependiendo de la hora del día y las condiciones climáticas, el lago puede transformarse de un azul oscuro y profundo a un turquesa vibrante o incluso a un tono místico de verde. Es como si el lago en sí mismo fuera una entidad viviente, que refleja los estados de ánimo del cielo y la tierra que lo rodea.

3. Puente entre continentes

Vista aérea del puente entre los contenidos y la división que conecta en la península de Reykjanes en Islandia.
El puente entre continentes

Imagínese parado con un pie en América del Norte y el otro en Europa. No, no te has convertido de repente en un gigante, estás en el Puente Entre Continentes. Es un pequeño puente peatonal que cruza un gran abismo. Y aunque a primera vista no parezca gran cosa, en realidad es uno de los pocos lugares de la Tierra donde se pueden montar dos placas continentales.

El puente es un símbolo de conexión, que atraviesa el valle del rift que marca el límite entre las placas tectónicas de América del Norte y Eurasia. Esto no es solo un paseo. Es un paseo a través de una falla geológica. Un viaje a través de milenios de cambios y sacudidas de la Tierra: un pensamiento que debería agregar un cierto resorte a su paso.

El puente se erige como testimonio del constante movimiento y evolución de nuestro planeta. Incluso si no podemos sentirlo en nuestra vida diaria. Al cruzar de un lado al otro, hay una sensación palpable de ser parte de algo mucho más grande y más poderoso que nosotros mismos. Nos recuerda que somos residentes de un mundo vivo que respira, un mundo que cambia, crece y evoluciona bajo nuestros pies. No puedes evitar sentirte un poco humilde y muy asombrado.

4. Área Geotérmica de Seltún

Vapor saliendo de piscinas de lodo azul y burbujeante en Seltún, en la península de Reykjanes, Islandia.
Vapor saliendo del suelo en el Área Geotérmica de Seltún

Ahora, si hace un viaje un poco al sur del lago Kleifarvatn, se topará con un lugar que parece sacado directamente de una historia de ciencia ficción. Bienvenido al Área Geotérmica de Seltún, un cuadro vibrante y vivo que captura la esencia del funcionamiento interno de la Tierra.

Aquí, la paleta de la naturaleza da un giro dramático. Fumarolas humeantes, respiraderos de vapor silbantes, piscinas de lodo hirviendo y suelos pintados en tonos de amarillo, rojo y verde debido a la presencia de minerales. Es un contraste marcado y algo surrealista con los paisajes helados que a menudo asociamos con Islandia.

Una piscina de barro burbujeante en el área geotérmica de Seltún en la península de Reykjanes en Islandia.
Piscina de lodo burbujeante en el Área Geotérmica de Seltún

Ahora, cierra los ojos y respira hondo. Espera, ¿qué es ese olor? Es similar a los huevos podridos o, bueno, a los pedos. Pero antes de que arrugues la nariz con disgusto, déjame decirte que es solo el buen viejo azufre. Si bien no es el más agradable de los olores, este olor distintivo sirve como un recordatorio tangible de la intensa actividad geotérmica que ocurre debajo de tus pies. Es como si la Tierra nos hablara, usando su lenguaje olfativo único, una especie de “Eau de Volcano”, por así decirlo.

A pesar del olor desagradable, hay algo extrañamente encantador en este lugar. Es una experiencia sensorial que hace de Seltún una visita obligada. Capturando la grandeza, el poder y, ocasionalmente, los aspectos menos glamurosos de la Madre Tierra.

5. Acantilados de Reykjanestá y faro de Reykjanes

Grupo de pilas de mar al atardecer con cielo rosa nublado en el fondo, península de Reykjanes, Islandia
Las pilas de mar en Reykjanestá

Los acantilados de Reykjanestá presentan una exhibición fascinante del poder puro y el ritmo sin fin de la naturaleza. Cada ola que choca contra estas poderosas rocas, cada ráfaga de brisa salada del mar y cada canto de un ave marina bailando en el viento, todo se une en una sinfonía de deleite sensorial. Es un teatro cautivador de fuerzas naturales. Aquí, la tierra se encuentra con el océano en un espectáculo dramático que se presenta todos los días, independientemente de la audiencia. 

Encaramado en la escarpada costa se encuentra el faro de Reykjanes, o Reykjanesviti, digno de Instagram. Sirve como un ejemplo cautivador de cómo nuestra percepción de la belleza puede verse influenciada por el contexto. Su exterior completamente blanco contrasta con el oscuro y dramático telón de fondo de rocas volcánicas y olas rompiendo, encarnando el concepto de "saliencia". La capacidad de sobresalir y captar nuestra atención. 

Faro de Reykjanesviti en el sur de Islandia
Faro de Reykjanes

Luego está la colina de Valahnjúkur, que se encuentra cerca como si esperara a aquellos que anhelan un punto de vista más alto. La escalada, aunque no es para los débiles de corazón, es gratificante por derecho propio. Cada paso en el camino trae una nueva perspectiva. Un marco fresco de la extensión del océano y la belleza agreste, pero cautivadora, del paisaje.

6. Aguas termales de Gunnuhver

Cerca del faro de Reykjanes se encuentran las aguas termales de Gunnuhver, un espectáculo geotérmico. Lleva el nombre del fantasma de Guðrún, o Gunna, y agrega una tentadora capa de folclore a esta maravilla natural. Según cuenta la historia, después de una serie de acaloradas discusiones, el espíritu de Gunna no recibió paz en la muerte. En cambio, estaba atada al área. Y se dice que su ira alimenta el furioso hervor de las aguas termales aquí.

Visitar Gunnuhver no se trata solo de presenciar la energía bruta de la actividad geotérmica o disfrutar de la majestuosidad de las columnas de vapor. Es un viaje que une la ciencia con las historias, lo tangible con lo intangible. Se trata de sentir el poder atronador de las aguas termales bajo tus pies. Escuchar el silbido del vapor. Ver la danza salvaje de las aguas hirvientes. Y, mientras tanto, imaginando el espíritu de Gunna en medio de todo.

7. Iglesia de Hvalsneskirkja

Iglesia Hvalsneskirkja en un día oscuro y nublado con cementerio en primer plano, Reykjanes, Islandia.
La hermosa iglesia de Hvalsneskirkja

La iglesia Hvalsneskirkja es una estructura humilde pero llamativa llena de historia y serenidad, construida casi en su totalidad con piedras locales. Cada piedra, desgastada por el tiempo y los elementos, ha sido testigo silencioso de generaciones de reuniones comunitarias, ceremonias y oraciones silenciosas. Sirviendo así como una crónica tranquila de la historia compartida y el viaje espiritual de la comunidad.

Cabe destacar una de las antiguas lápidas de la iglesia, tallada en memoria de Steinunn Hallgrímsdóttir. Una niña que murió en 1649, sin llegar a cumplir los cuatro años. Steinunn era hija del famoso poeta Hallgrímur Pétursson, cuyo nombre está en otra iglesia, Hallgrímskirkja en Reykjavík. Este artefacto profundamente personal agrega una capa adicional de profundidad a la experiencia de Hvalsneskirkja. Teje los hilos de alegría, tristeza, amor y fe que definen nuestra experiencia humana compartida.

8. Pueblo de Garður 

Aurora boreal sobre el faro de Gardur en Islandia
Faro de Garður en invierno

La encantadora ciudad costera de Garður es un refugio encantador que ofrece una mezcla conmovedora de riqueza histórica, belleza natural y una pizca de fantasía. Pasee por la orilla, sumérjase en la tradición local en el Museo Folclórico o interactúe con los amigables lugareños. Cada aspecto de Garður te invita a saborear un ritmo de vida más relajado.

A tiro de piedra, te espera Garðskagi, con sus icónicos faros gemelos que sirven como guardianes sobre la escarpada costa. Juntos, ofrecen un punto de vista exquisito para presenciar el juego de luces y sombras sobre la vasta extensión del océano. A menudo, cuando el sol se oculta en el horizonte en invierno, comienza el espectáculo de la aurora boreal. Y llena el cielo de colores etéreos y danzantes.

9. El mundo vikingo y el Museo Islandés del Rock 'n' Roll

Una réplica de un barco vikingo en el Museo del Mundo Vikingo, Reykjanesbær, Islandia.
Foto: mundo vikingo

¿Está buscando actividades bajo techo durante su visita a la península de Reykjanes? La vibrante ciudad de Reykjanesbær tiene dos populares, perfectas para los días de lluvia. 

El primero es el Museo del Mundo Vikingo, un tesoro de la historia y la cultura nórdica. Lo más destacado es el Íslendingur, asombrosamente restaurado, un barco vikingo que deja tu imaginación a la deriva en el gélido Atlántico Norte junto a fornidos marinos e intrépidos exploradores. Es un vistazo inmersivo a la era vikinga, donde cada exhibición se siente como una cápsula del tiempo. Te transporta a una época de grandes expediciones y sagas legendarias. 

Ropa en exposición en el Museo Islandés del Rock 'n' Roll, Reykjanesbær, Islandia.
Foto: Museo Islandés del Rock 'n' Roll Facebook

Luego, en una nota diferente, literalmente, está el Museo Islandés del Rock 'n' Roll. Este no es solo un edificio lleno de recuerdos; es un viaje electrizante a través del latido rebelde y vibrante de la música moderna. Cada guitarra, cada disco de oro y cada fotografía resuena con la pasión, la creatividad y el espíritu inquebrantable de los artistas del rock and roll. Es un lugar que captura la alegría y la libertad de la música. Un lugar que invita a mover los pies, mover la cabeza y perderse en el ritmo del pasado.

Tanto el Mundo Vikingo como el Museo Islandés del Rock 'n' Roll ofrecen no solo una visita, sino un viaje emocional e histórico. Nos desafían a considerar las diferentes formas en que se expresan la creatividad y la audacia humanas. Ya sea conquistando mares desconocidos o tocando un acorde rebelde.

10. Piscina hasta el borde

Piscina Brimketill y el océano azul, al suroeste de Islandia.
Brimketill o “Piscina de Troll”

En el borde de la península de Reykjanes, donde las implacables olas del Atlántico se encuentran con la escarpada costa, encontrarás Brimketill, una maravilla natural moldeada por los incansables esfuerzos del mar. Esta peculiar formación, una piscina natural tallada en lava, es un testimonio de la incesante persistencia de la naturaleza, que ilustra el poder de los cambios graduales.

Brimketill es más que un simple espectáculo geológico. Es una lección convincente de paciencia. Recordándonos que incluso las fuerzas más duras, cuando se aplican persistentemente, pueden dar como resultado algo profundamente hermoso.

El folclore pinta una imagen más caprichosa de Brimketill, llamándolo el estanque de baño de una gigante mítica llamada Oddný. En los ecos de las olas rompiendo, casi puedes escuchar los susurros de cuentos antiguos, borrando las líneas entre la realidad y el mito.

11. Laguna Azul

Mujer joven disfrutando de un baño relajante en el famoso baño termal Blue Lagoon en Islandia.
Relajarse en la Laguna Azul

Al concluir nuestro extraordinario viaje a través de la península de Reykjanes, nos encontramos en el umbral de una maravilla etérea: la Laguna Azul. Este spa geotérmico sirve como un oasis que ejemplifica la alquimia única de la destreza geológica de Islandia. El agua cálida de color azul lechoso, rica en minerales y envuelta en vapor ascendente, presenta un sorprendente contraste con el escarpado campo de lava negra que lo rodea.

La laguna es más que un simple spa geotérmico. Es un testimonio del pensamiento innovador y el ingenio humano. Transformar el subproducto de una planta de energía geotérmica en un destino de bienestar de renombre mundial. Es una encarnación del concepto de que la belleza y la utilidad pueden coexistir armoniosamente. Y que el progreso y la preservación no son mutuamente excluyentes.

Ubicada a medio camino entre Reikiavik y el aeropuerto de Keflavík, la Laguna Azul a menudo se convierte en la última parada en el viaje de un viajero en Islandia. Y resume a la perfección la esencia de la isla: sus poderes geológicos implacables, paisajes fascinantes y espíritu ingenioso.

Mapa de los mejores lugares de la península de Reykjanes

Resumen

Lago Kleifarvatn en Islandia. Agua perfectamente tranquila con reflejo de las montañas y el cielo. Cielo azul de fondo con nubes blancas.
Lago Kleifarvatn

La península de Reykjanes, una joya escondida de Islandia, ofrece una combinación encantadora de maravillas geológicas y patrimonio cultural. Su impresionante paisaje se caracteriza por áreas geotérmicas como la Laguna Azul, escarpados acantilados volcánicos y campos de lava. Además de su belleza natural, la península alberga sitios históricos y pueblos de pescadores que revelan el pasado vikingo de Islandia.

Su posición geográfica única en la Falla del Atlántico Medio, entre las placas tectónicas euroasiática y norteamericana, provoca frecuentes actividades volcánicas y geotérmicas. La continua divergencia de estas placas da lugar a fuentes termales, fumarolas de vapor y erupciones volcánicas recurrentes, como las de 2021 - 2024 cerca del volcán Fagradalsfjall.

Dos mujeres con mascarillas de sílice disfrutando de una bebida en la Laguna Azul, Islandia
Disfrutando de la Laguna Azul

Los visitantes pueden presenciar la belleza natural de la península en varios lugares, como los sitios de erupción del volcán Fagradalsfjall, que recientemente volvió a la vida después de siglos de letargo. El lago Kleifarvatn, el más grande de la península, encanta a los visitantes con sus colores cambiantes y su ambiente tranquilo. The Bridge Between Continents, que ofrece una experiencia única de cruzar dos placas tectónicas.

Otras paradas incluyen las aguas termales geotérmicamente vibrantes de Seltún, los acantilados de Reykjanestá y el faro de Reykjanes visualmente impresionantes, y lugares culturalmente ricos como la iglesia de Hvalsneskirkja y la ciudad de Garður. Las aguas termales de Gunnuhver llevan la leyenda del fantasma Gunna, añadiendo un toque de folclore. Por último, los visitantes pueden aprender sobre la historia vikinga en el Museo del Mundo Vikingo o disfrutar del ritmo del pasado en el Museo del Rock 'n' Roll.

Sobre el Autor
Scroll al inicio